Las esencias florales son procedimientos terapéuticos que consisten en la administración de 38 remedios (para el sistema Bach) destinados a aliviar el dolor, ampliar el registro consciente y a ayudar a evolucionar a la persona.

El doctor Edward Bach fue un médico inglés formado en el campo de la investigación, con una importante experiencia en clínica médica, fue quien describió las esencias florales como un sistema que constituye una profunda exposición sobre el proceso de evolución del hombre y del sentido de la enfermedad como signo que revela su aparición, afectos ocultos en una persona, que son la raíz de su sufrimiento.

Del mismo modo establece la función del arte de curar como sostenida en la tarea de ayudar al enfermo a descubrir dentro de sí los motivos reales que originaron su padecimiento, dado que en el conocimiento de estas causas radica la posibilidad de cura eficaz.

La acción de estos remedios se basa en elevar nuestras vibraciones, hacernos conocer los canales de recepción de nuestro YO espiritual, colmar nuestras naturalezas con las virtudes que necesitamos y hacer desaparecer de nosotros el defecto que nos esta perjudicando. Los remedios florales curan, no atacando la enfermedad, si no colmando nuestros cuerpos con las hermosas vibraciones de nuestra naturaleza superior.

Los remedios florales actúan sobre la totalidad del organismo, trabajan según el principio del todo o nada, producen variaciones cualitativas de la conducta y la enfermedad; muchas veces un agravamiento inicial; generalmente no causan efectos orgánicos aislados y su actividad se cumple gracias al ritmo o frecuencia de su ingesta.

Las esencias florales constituyen una ayuda terapéutica encaminada a ampliar la consciencia para generar así más posibilidades de curación de la enfermedad, su administración es muy práctica ya que generalmente se realiza una mezcla que contiene las flores que su terapeuta ha identificado como necesarias, las cuales se entregan en un gotero para administrar varias veces en el día. Las esencias florales se constituyen entonces como una herramienta que permitirá conocer más acerca de ti y de tu enfermedad y que contribuirán al crecimiento personal, espiritual y emocional favoreciendo así nuestra salud.

 

Bibliografia.
Flores de Bach II. Clínica, terapéutica y signatura.
Barbara Espeche.

Fuente: www.saludymedicinalternativa.com