Seleccionar página
Llega el verano y con él las esperadas vacaciones. Playa, montaña o ciudad, cualquier opción es buena para disfrutar de ellas. Sin embargo en ocasiones pueden surgir algunas afecciones producidas por los cambios bruscos de temperatura, los largos trayectos en medios de transporte, las picaduras de insectos o el intenso sol. Para evitar estas situaciones, los medicamentos homeopáticos se perfilan como una gran ayuda para toda la familia y no pueden faltar en el botiquín de viaje.

Una de cada diez personas en nuestro país sufre mareos a la hora de viajar. Un trastorno del equilibrio que en ocasiones puede llegar a estropear el viaje, ya que produce una sensación de inestabilidad que genera un gran malestar en quien lo sufre. Se puede producir al viajar en coche, tren o barco, por los movimientos que afectan al oído interno y que provocan síntomas como mareos, náuseasvómitosvértigos, malestar general, sudoración e incluso desvanecimiento.

Frente a estos mareos de los viajes, la homeopatía es una gran aliada tanto en lo que se refiere a prevención como a síntomas. Además, los medicamentos homeopáticos en general no presentan contraindicaciones, interacciones medicamentosas ni efectos adversos importantes. Un factor importante, ya que sobre todo las personas que conducen deben tener presente que algunos medicamentos convencionales pueden presentar somnolencia. Sin embargo, los medicamentos homeopáticos se pueden administrar a los propios conductores, embarazadas, ancianos que están tomando otros medicamentos, e incluso bebés y niños, gracias a su excelente perfil de eficacia, tolerancia y seguridad.

Los medicamentos homeopáticos, como el resto de los medicamentos, son de venta exclusiva en farmacia. Pregunte a su farmacéutico.

El buen tiempo anima a practicar más deporte que durante el resto del año; a pasear por la montaña, a montar en bicicleta o simplemente a caminar por las calles. Unas actividades saludables que, a menudo, pueden causar pequeños inconvenientes. Pequeños cortes superficiales con una rama, golpes, caídas o rozaduras y ampollas por un calzado inadecuado pueden estropearnos el paseo. Por eso, conviene llevar en la mochila alguna pomada que ayude a aliviar y calmar la zona afectada. No dude en preguntar a su farmacéutico por la pomada más eficaz para su problema.

Además, cada año, con la llegada del verano, los expertos recuerdan la necesidad de aplicar protectores solares en rostro y cuerpo, así como de evitar la exposición solar durante las horas medias del día (de 12 a 16 horas). Sin embargo, a pesar de las recomendaciones, son muchas las personas que se exponen al sol durante largas horas y acaban sufriendo quemaduras en la piel. Si esto ocurre, es necesario acudir al médico o farmacéutico para que nos indique el tratamiento más adecuado. Además, la aplicación sobre la zona afectada de alguna crema o pomada a base de caléndula puede contribuir a calmar y aliviar la piel enrojecida.

Otro de los inconvenientes más molestos que se pueden sufrir durante las vacaciones son las picaduras de insectos, sobre todo si se está en la montaña y cerca de zonas húmedas. Dolor, hinchazón y picorson los síntomas más comunes de las picaduras, variando su intensidad según la zona afectada y el insecto que lo ha causado. Para aliviarlos, incluso prevenirlos, conviene preguntar a su farmacéutico por el medicamento homeopático más adecuado para llevar en la mochila y evitar estas molestas picaduras.

Y para muchos, la llegada de las vacaciones es el momento de visitar nuevas ciudades o países, o de hacer excursiones en la montaña o de intensificar la práctica de deporte…

En todas estas situaciones pueden producirse golpes, caídas, cansancio muscular, agujetas… e incluso esguinces. Los medicamentos homeopáticos a base de árnica no pueden faltar en el botiquín, tanto en gránulos, pequeñas bolitas muy prácticas de llevar a cualquier parte y de fácil administración, incluso a los más pequeños, como en crema para aplicación local en la zona afectada.

 

Fuente: https://www.saludemia.com