Seleccionar página

La irritabilidad, el mal genio, los ataques de ira, enfados o gritos son, por desgracia, demasiado frecuentes en nuestra sociedad.

Si bien todo el mundo puede perder los nervios en un momento determinado, hay personas quienes no pueden controlar las reacciones ante el día a día, los imprevistos y las malas noticias acaba convirtiéndose en un verdadero suplicio y calvario, para ella misma, pero sobre todo para su entorno.

La homeopatía es muy eficaz para este trastorno del comportamiento, suavizando el carácter y/o eliminando los episodios de mal humor, en la medida de lo posible, ya que actúa sobre el fondo de la persona, ayudando a una regulación natural del propio organismo.

Hoy queremos mostraros algunos de los principales remedios que incluyen estos rasgos de comportamiento, con una breve descripción y con un enlace al cuadro general de cada uno de los remedios para poder escoger aquél que más se asemeje, tanto en la tipología, como en los síntomas y dolencias particulares y también en las características generales de la persona a tratar.

Cómo siempre lo ideal es que acudas a un buen Homeópata que te ayudará a encontrar el tratamiento adecuado, pero mientras tanto, creemos que esta información puede ser de utilidad:

– En personas extremadamente rígidas e inflexibles, tanto a nivel físico como mental. Frecuentemente demasiado serios, malhumorados y recriminando a su entorno no hacer las cosas como se debe. Excesivamente serios y razonables, se irritan por todo y pueden resultar impetuosos y coléricos. También suspicaces. Nitricum Acidum

– En personas con tendencia a los excesos, ya sean de comida, café, bebidas alcohólicas, trabajo u otros. Se muestra irritable y todo le molesta. Se enfada ante cualquier imprevisto, por insignificante que sea. Irascible e irritable, impulsivo e impaciente. De especial mal humor por las mañanas y habituales accesos de cólera. Tendencia a la crítica y discusión. Nux Vomica

– En personas que se muestran ante los demás como dominantes y autoritarias, llegando incluso a ser gritonas, gruñonas y criticonas. Ansían demostrar el poder o estatus del que disponen. Que se sepa que son ellas quienes mandan. Son ambiciosas y suelen ser competitivas. Malhumor al despertar. Lycopodium

– En personas muy sensibles a la crítica y que se ofenden fácilmente. En sus crisis de cólera, se deprimen y odian la vida. Se censuran a ellos mismos y critican a los de su alrededor. Les invade un sentimiento de fracaso que les hace sentirse indignos de lo que poseen. Falta de confianza en sí mismo, irritabilidad y cólera si se le lleva la contraria. De mal humor, no quiere hablar y prefiere llorar a solas, mientras medita sobre la muerte. Aurum Metallicum

– En personas que se muestran inquietas, con un manto de tristeza y que tienen la sensación de que la muerte , y otros males, les acechan sin remedio. Tiene la percepción de ser vulnerable y estar indefenso, lo que le lleva a desear lo que los demás poseen. Puede ser egoísta y posesivo con las personas de su entorno. Puede ser criticón, despreciativo, desconfiado, con tendencia a blasfemar y a contradecir, perverso, calumniador, gruñón y rencoroso; no tolera que le hablen, que lo miren ni que lo toquen cuando está enfadado. Arsenicum Album

– En personas que siempre van apresuradas y están muy inquietas mentalmente, montan en cólera y tienes accesos de ira, en una especie de excitación histérica. Ansiedad y estrés casi constante. Argentum Nitricum

– En personas robustas, de buen apetito, muy irritables y de mal humor, con accesos de ira. Detestan ser molestadas cuando están enfermas, permaneciendo inmóvil y con embotamiento mental. Desea estar sola. Abatimiento y ansiedad, por el futuro, por su salud. Suelen ser personas con gran temor a la pobreza y al fracaso, lo que les lleva a la irritabilidad señalada y a querer encerrarse en casa sin ver a nadie. Bryonia

– En personas de carácter difícil, impulsivas, coléricas e irascibles. A pesar de ello es una persona calmosa y puede que hasta holgazana. Posee un signo psicológico que no encontramos en otros remedios: le gusta prender fuego a las cosas. Hepar Sulfur

– En personas fatigadas y anémicas que sudan con mucha facilidad y que tienden a exagerar sus síntomas. Irritables e hipersensibles, se sobresaltan al menor ruido. Sentido del deber, decente y correcta, ama la rutina y no expresa sus emociones más íntimas. Se desaniman fácilmente y se angustian, especialmente por su salud. Desean estar acompañados pero tratan muy mal a sus familiares y amistades. Kalium Carbonicum

– En personas extrovertidas, revoltosas y alegres, a quienes les gusta la juerga y la jarana, pero que se vuelve egoísta, gruñona y protestona cuando las cosas no van bien. Está convencido de poseer la verdad, despreciando la opinión de los demás. Crítico y polemista, presenta tendencia a la discusión. Con el tiempo se vuelve insensible a los demás, lo que le lleva a un estado de ira, agresividad y hostilidad. Puede tornarse olvidadizo y lento mentalmente. Sulphur

– En personas con una gran hipersensibilidad al dolor: lactante llorón y agotado por la salida de los dientes, niño/a caprichoso y colérico o adulto nervioso, muy sensible al dolor e insatisfecho. Personas que se presentan sumamente agitadas, irritables, ariscas, caprichosas y siempre insatisfechas. Llegando a perder la compostura, faltando al respeto a los demás. Son conscientes de sus defectos y mal comportamiento pero no pueden hacer nada por remediarlo. Chamomilla

– En personas con hipersensibilidad hacía las contrariedades y ofensas. Continuamente se sienten indignadas y “tragando” las múltiples injusticias de la vida. Siente que carga con el peso de todo y está resentida. Se complacen con sus dolores e infortunios, machacando constantemente su cólera y frustración, colocándose inconscientemente en situaciones de verdaderas injusticias. Suelen mostrarse muy caprichosos. Irritabilidad con deseos de golpear y pelear. Tiende a contradecir. Puede llegar a perder el control y muestra un gran resentimiento. En niños/as, que “están buscando una azotaina“, malhumorados que piden a gritos cosas que, una vez obtenidas, rechazan con impaciencia, o tiran las cosas, peor de mañana. Staphysagria

– En personas irritables, cansadas y hastiadas. Son personas, frecuentemente mujeres, que se entregan al cuidado de l@s hij@s y a las tareas de la casa con una preocupación y obsesión exagerada. Se siente una Cenicienta de su familia. Se entrega a toda su familia mientras va acumulando desesperanza. Con el tiempo lo ve todo negro y se sumerge en una angustia permanente que la hace llorar fácilmente. Finalmente pierde el interés y se vuelve indiferente hacia los suyos, presentándose a la consulta, con hastío de la familia y de las tareas y cuidados domésticos, en un estado de irritabilidad constante, más aún si la contradicen, simplemente no lo torera. Se siente irritada contra los demás y consigo misma. Siente como si necesitara gritar y puede llegar a hacerlo. Se ofende con facilidad, discute, pelea y puede llegar a ser violenta. Insulta, censura y critica. Rencorosa. Sepia

– En personas de carácter suave y resignado, tranquilo y pausado, pero que también pueden ser susceptibles, irritables, celosos y malhumorados, aunque no violentos. Especialmente irritable si le contradicen, al despertar a la mañana o al anochecer y después de comer. Personas malhumoradas, quejosas, impacientes, especialmente cuando tienen fiebre o están acaloradas. Pulsatilla

– En personas normalmente con algo de sobrepeso, pálidas, perezosas , torpes e indecisas. En ocasiones pueden ser tímidas, tristonas, ansiosas e impresionables. En adultos personas que tienen la sensación que no han hecho todo lo que hubiese podido hacer en la vida y se vuelven irritables, con mal humor y aversión a que les hablen. Se ofenden y se excitan fácilmente. En niños/as les vemos desvergonzados, insolentes y traviesos, que se ríen cuando les riñen. Graphites

– En personas que intentan ejercer un control excesivo sobre su entorno, con una personalidad invasora y tremendamente parlanchines y criticones, que manipulan con el objetivo de controlar a las personas cercanas. Su principal característica es el miedo fóbico al agua y de hecho el agua les agrava todos sus síntomas, especialmente los sicológicos como la ansiedad, excitación, miedo e irritabilidad. Lyssinum.

Estos son sólo algunos de los remedios donde la característica de irritabilidad o enfado tienen importancia, pero hay muchos más que si el cuadro general (tipología, síntomas y características generales) coincide, es decir, se trata del Simillinum, podrán ser los adecuados para la personas que padezcan estos trastornos del comportamiento: Apis, Antimonium Crudum, Belladona, Calcarea Carbonica, Colocynthis, Mercurius Solubilis, Rhus Toxicodendron, Silicea, Thuya, Stramonium, Veratrum Album o Zincum Metallicum.

 

Fuente:  https://abchomeopatia.com