fbpx

La adicción al tabaco es una de las enfermedades más extendidas en nuestro planteta del siglo XXI.

Es, además causa más número de muertes asociadas a su consumo, así como enfermedades, o simplemente hábitos, que empeoran enormemente la calidad de vida del fumador, de su familia y de su entorno.

La homeopatía puede actuar en dos vertientes muy claras, siempre y cuando la persona haya tomado ya la decisión de que el tabaco no aporta absolutamente nada positivo a su vida, y sí mucho de negativo:

ataque a su propia salud y a la de las personas de su entorno,
olores y ambiente sucio a su alrededor,
gasto económico continuo -sumar el dinero anual gastado en tabaco resulta muy efectivo-,
afectación social debiéndose apartar continuamente para realizar la pausa del cigarrillo, también en el trabajo, etc., etc.
Y también es necesario que la persona esté dispuesta a dejar de fumar.

Si no se ha dado este paso, ningún remedio ni método le ayudará a dejarlo.

La homeopatía actúa en dos vertientes
Como decíamos, la Homeopatía puede actuar en dos vertientes:

Por un lado encontrar el simillinum de la propia persona aportará el equilibrio necesario para superar las situaciones de ansiedad que habitualmente se encuentran detrás de la adicción y el paciente se encontrará más relajado, con mejor ánimo y más resuelto a tomar las riendas de su vida y acabar con esta adicción.
Por otro lado también el Simillinum o los dos o tres remedios que finalmente escojas, ayudarán a suavizar los síntomas de la abstinencia, una vez se inicie el abandono del tabaco. Lee ¿Cómo encontrar mi simillimum en homeopatía?
Aquí te mostramos sólo algunos de los remedios típicos en fumadores habituales. Pincha sobre el nombre del medicamento para acceder a su cuadro completo de tipología, síntomas habituales y características generales:

Principales remedios para dejar de fumar
– Nux Vomica para personas con tendencia a los excesos y frecuentes ataques de ira. Este remedio debería tomarse en todos los casos por su efecto desintoxicante y depurador.

– Sulfur para personas gruesas amantes del buen vivir.

– Aluminia para personas con aspecto pálido, arrugadas y envejecidas

– Anacardium Orientale para personas con mucha actividad mental a quienes les cuesta tomar decisiones.

– Gelsemium para personas muy emotivas y más bien temerosas.

– Petroleum para personas prácticas y nada espirituales que siempre van apresurados.

Por otro lado existen unos cuantos remedios para tratar los síntomas del “mono” cuando se está en proceso de desintoxicación:

– Caladium Se suelen recomendar para calmar los síntomas psicológicos.

– Staphysagria Para calmar el temperamento irritable y colérico de la abstinencia.

– Ignatia Para frenar los atracones inoportunos.

– Tabacum Se debe tomar en la primera fase de la terapia para aliviar las reacciones físicas del síndrome de abstinencia del tabaco.

– Nicotinum Como el anterior se debe tomar en la primera fase de la terapia para aliviar las reacciones físicas del síndrome de abstinencia.

– Nux Vomica Tal y como decíamos antes se utiliza para ayudar al organismo a desintoxicarse.

Existen varios Laboratorios Homeopáticos que ofrecen productos específicos para dejar de fumar, con la combinación de varios remedios.

¿Cómo se toma?
Lee Cómo se toma para saber qué formato, dilución, frecuencia y cantidad es la adecuada para cada situación. En caso de duda, pregunta a tu homeópata o a tu farmacéutico.

Fuente: https://abchomeopatia.com

Revisa la notas completa en: https://abchomeopatia.com/como-dejar-de-fumar-con-homeopatia/